El tiempo en la llama

El tiempo consumía la llama al ritmo de las agujas del reloj. En cada resquicio de luz se reflejaban los deseos que dejaba escapar, los propósitos que no se hicieron realidad, los besos que no pudo dar y las historias que quedaron por contar.

También se veían en cada chispa todas las sonrisas que no llegó a esbozar, las palabras que no pudo decir, los instantes por capturar y los sueños sin cumplir.

Un buen día decidió atrapar la luz y hacerse con todo aquello que antes había perdido. Fue entonces cuando la llama empezó a consumir el tiempo.

***

Que el tiempo no nos impida hacer realidad todo aquello que nos gustaría lograr. Feliz 2017 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s