Cielo de montaña

Lo que más me gusta de la noche en la montaña es el cielo. El cielo, con sus estrellas, que lo visten con su mejor gala para que debute ante las miradas expectantes de terrícolas que no entienden por qué su cielo de ciudad se empeña en esconderlas. Y ahí está una de esas terrícolas, notando cómo el frío empieza a calar su cuerpo, pero incapaz de apartar la mirada de esos puntos celestes que logran poner en duda que “noche” sea sinónimo de “oscuridad”.

Sigue leyendo

Cumplir años

Cumplir años siempre es sinónimo de echar una mirada hacia atrás y hacia adelante; de ver el conjunto de circunstancias y casualidades que te han hecho ser como eres en ese mismo instante; de lanzarte a diseñar nuevos proyectos que te harán un poco más sabio y mejor persona.

Sigue leyendo